4 abr. 2010

EN MI MUNDO MÁGICO... ME DISTRAIGO... ME ESCAPO.





Conozco un loro que habla tan rápido,

que tengo que correr detrás de sus palabras
para alcanzar lo que dice.

A veces sucede,
que el cansancio opta por evadirme
y regreso al final de la historia.

En otras ocurre,
que sin saber cómo,
se activa el “Distraído automático”,
y respondo inconscientemente
sin saber lo que digo.

Demasiado tiempo levitando por el limbo;
pudiendo adolecer alelado,
embobado, pasmado…
Distinto… sí, distinto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LA EDUCACIÓN PROHIBIDA

ENSÉÑAME PERO BONITO

ENTRE MAESTROS