1 ene. 2009

LO QUE SEMBRAMOS






“Los países desarrollados”, deberían empezar a entender que es necesario conseguir aquella formula donde la cooperación, planificación, aportación, guía, organización… sean algo más que bonitas palabras, y realmente se utilicen para ayudar a nuestros vecinos, para ayudar a aquellos países "subdesarrollados"; realmente maltratados, colonizados, necesitados. De manera que estos puedan conseguir levantar cabeza, ofreciéndoles la oportunidad de vivir de forma digna, de alcanzar su desarrollo real.

Seguramente se ganaría respeto, satisfacción, agradecimiento… y se evitarían problemas graves de explotación, malos tratos, guerras, contaminación, plagas, enfermedades, emigración masificada…

La pobreza dentro y fuera de nuestras fronteras, es la muestra, la resultante de que algo se está haciendo mal. Tratándose de personas, es muchísimo más importante invertir en ellas que en cualquier “otra cosa”.

Están muy equivocados aquellos que creen que no es su problema y miran hacia otro lado…
Están muy equivocados aquellos “Titiriteros” que utilizan la pobreza para manejar y explotar esa situación, en su propio beneficio…



Toda circunstancia producida, ocasionada, provocada...
 nos repercute de alguna forma.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LA EDUCACIÓN PROHIBIDA

ENSÉÑAME PERO BONITO

ENTRE MAESTROS